Rafa de Ramón: el diálogo entre las empresas y los espacios de coworking

Rafa de Ramón explica desde su expriencia en Utopic_US de Madrid por qué a los coworkings les interesa colaborar con las empresas tradicionales, y lo que hay que tener en cuenta a la hora de pensar los servicios que se pueden ofrecer. Lo que viene a continuación es un resumen de su presentación “Cómo vender Coworking a empresas”, en la Coworking Spain Conference 2017. Encontraréis información valiosa para la gestión de espacios y relaciones.

Una simbiosis interesante

La empresas buscan adaptarse a los cambios en las formas y espacios de trabajo comprándolos a través de servicios de terceros a un coste ajustado. A los coworkings les interesa esa colaboración para ser más sostenibles económicamente, “nos gustaría ser creativos y libres, pero esto no da”, dice Rafa.

Las estructuras piramidales tradicionales no permiten la colaboración y la flexibilidad necesaria para poder innovar. En cambio, los coworkings ofrecen a las empresas lo que saben hacer, que han aprendido a partir del contacto con trabajadores con una cultura de la flexibilidad: de horarios, de formas de trabajar y de enfocar sus vidas.

Las empresas saben que los nuevos mercados vienen de proyectos generados desde profesiones creativas tecnologizadas, pero es un “ecosistema diferente” con lo que no siempre pueden interactuar. Los coworkings tienen la ventaja de estar ubicados en lugares atractivos para los millenials, trabajadores clave en los cambios de dinámicas, que buscan vivir en el centro de las ciudades. Además de controlar el tema de las nuevas tecnologías aplicadas al trabajo, los coworkings como utopic_US se preocupan por la experiencia del trabajador, que al final impacta en su capacidad y productividad. La colaboración entre estos dos “mundos” es también interesante en el caso de las ciudades pequeñas, porque las empresas también necesitan innovar, pero por lo general no tienen un departamento dedicado a esto.

Modalidades de colaboración

bandada de pájaros

Con los años han ido desarrollando diferentes servicios para empresas que se diferencian según la intensidad de la colaboración, y si ésta se desarrolla fuera o dentro de las instalaciones de utopic_US.

Por ejemplo, está el servicio de “full coworking corporativo”, en el que organizan eventos para enseñar de manera puntual diferentes métodos de colaboración y desarrollo de proyectos.

El “coworking inhouse” es una asesoría para empresas que quieren montar espacios de coworking en sus propias instalaciones. Esto va más allá del asesoramiento arquitectónico y se enfoca una vez más en la dinamización de comunidades.

También se pueden diseñar experiencias “inmersivas”, en donde los retiros de convivencia como el coliving y las workations (working vacations o trabajar mientras se está en un entorno vacacional) son estrategias corporativas para generar formas de pensar diferentes.

Se pueden de igual forma organizar sesiones puntuales en los que el espacio de trabajo corporativo se transforma. Se busca que una sede entera funcione como un espacio de coworking y que todas las personas de la corporación trabajen ahí.

Lo que las corporaciones piden

El servicio de coworkers en remoto es muy popular. Son trabajadores que están contratados por grandes compañías localizadas en otros lugares, pero que se benefician de que estos trabajadores a distancia y que estén localizados en entornos creativos.

También puede haber equipos de trabajo que funcionan como viveros de innovación que funcionan como un “plug and play”, un lugar a los que los trabajadores puedan aterrizar y abrir la mente, los procesos y poder innovar así.

En tercer lugar, existen los eventos transformadores facilitados por los coworkings para estimular la inspiración, adaptados a la cultura de la empresa.

Las tarifas se diseñan basándose en los metros cuadrados requeridos, y a partir de ahí, van añadiendo según los servicios que la empresa requiera.

Desventajas

Evidentemente, no todo son ventajas, y hay principalmente 4 obstáculos relacionados con un choque entre formas de ver las relaciones de trabajo en estos dos “mundos”.

  1. La seguridad: las empresas tienen miedo de varias cosas, por ejemplo de perder sus trabajadores, sus ordenadores, sus ideas, etc.;
  2. La privacidad: las empresas sienten que necesitan espacios aislados, parecidos a sus espacios tradicionales;
  3. Las diferencias culturales -entre empresas y coworkings- son complicadas de sortear;
  4. El recelo por parte de los coworkers que ven su espacio ocupado por un grupo corporativo que de repente controla las dinámicas del día a día es difícil de manejar también.

Aprendiendo de la experiencia

Rafa comenta que uno de los errores más grandes que cometieron en ese proceso de entenderse con las corporaciones es no haber entendido lo que en concreto estaban vendiendo hasta no crear la web de Utopic Agency, en la que aterrizaron los conceptos. Con la práctica se fueron dando cuenta de las diferencias entre un coworker “normal” y los trabajadores corporativos.

Otra cuestión que aprendieron sobre la marcha fue cómo hacer que los coworkers y los trabajadores de las empresas no se odiaran entre sí. La solución fue quitar la etiqueta de las personas con las que trabajan, e intentar personalizar: trabajan con personas y no con empresas enteras.

En todo caso, el conflicto, las quejas y la dudas no desaparecen necesariamente. Un consejo que da es evitar ceder más de la mitad del espacio a una sola empresa e incluso a la figura del trabajador corporativo, porque terminan desplazando a los coworkers.

Si quieres que escriba contenidos como este para tu web o blog, llámame o escríbeme y lo charlamos.

If you found this useful, share it

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *